Análisis de transacción: Los Rays siempre tienen opciones

Análisis de transacción: Los Rays siempre tienen opciones

[ad_1]

Image credit: Nathan Ray Seebeck-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Los Seattle Mariners intercambian al 2B José Caballero con los Tampa Bay Rays por el JI Luke Raley.

Los Tampa Bay Rays intercambian al LD Andrew Kitteredge con los St. Louis Cardinals por el J Richie Palacios.

A primera vista, todo parece un caos. Debajo hay una de esas imágenes de las corrientes oceánicas que solían ser obligatorias en todos los libros de historia de secundaria, destacando la dirección de los vientos que llevaban los barcos de un lado a otro. Los Seattle Mariners tenían, en el balance, seis abridores y un jardinero titular. Los Tampa Bay Rays tenían N+1 relevistas, donde N es el número que necesitan reunir en un momento dado, y una relativa escasez de paradores en corto. Los Cardinals se encontraron con N-3 relevistas, la misma constante. Así que, en lugar de preocuparnos por las cifras de los contratos y las restricciones presupuestarias teóricas, nos ponemos a trabajar con la economía de los excedentes a la antigua usanza.

Empezaremos con los Cardinals. Compraron los derechos de Palacios a mediados de 2023 como ayuda para el jardín, dadas las lesiones y la inconsistencia de su trío titular. En ese momento, Palacios no era del todo un jugador de profundidad organizacional, pero sus limitaciones como bateador eran bastante claras—no tenía suficiente poder para una esquina, ni suficiente alcance para el central—y una línea de .217/.351/.318 en su tercera gira en Columbus reforzó la noción. St. Louis terminó haciendo uso de esa profundidad, ya que Palacios terminó suplantando a Tyler O’Neill en septiembre. Y entonces ocurrió algo curioso: conectó seis cuadrangulares en 102 partidos con los Cardinals, la mayor cantidad que había conseguido con un equipo en una temporada a cualquier nivel.

Sólo 32 partidos no van a mover la aguja contra seis años de desarrollo en ligas menores. Pero fue suficiente para despertar el interés de los Rays, que estaban jugando su interminable juego de la patata caliente con un relevista que entraba en su tercer año de elegibilidad para el arbitraje. Kittredge se perdió la mayor parte de 2022 y 2023 con la cirugía Tommy John, pero en las 31 y ⅔ entradas alrededor de ella proporcionó un DRA- de mediados de los 90. Antes de eso, ignorando el año pandémico, fue uno de los mejores relevistas en el béisbol, e incluso la versión limitada de Kittredge se convierte instantáneamente en uno de los mejores relevistas en el bullpen de St. Louis. Mientras que el comando es la preocupación habitual para los sobrevivientes de Tommy John, para Kittredge es la caída en la tasa de ponches que es la verdadera preocupación. Su slider ha perdido lentamente ruptura horizontal desde 2021, y su sinker ha comenzado a flotar hacia arriba desde las rodillas hasta los muslos. Aún así, lanza strikes, permite contacto débil; su material estándar de Cardinal.

Palacios, por su parte, llegó a las Mayores y empezó a batear como si nunca hubiera leído su propio informe de scouting. Esos seis cuadrangulares, todos a su lado de jale, tampoco dejaban lugar a dudas, y sus velocidades de salida media (88.1 mph) y 90 (101.1) eran meramente mediocres, en lugar de romper el trato. Todo ello sin cambios en la herramienta de bateo, donde sus índices de abanicadas y persecuciones siguen siendo de élite. No camina mucho, pero eso se debe a que siempre encuentra un lanzamiento que batear. La tarea que tienen por delante los Rays es darle a Palacios el tratamiento de Yandy Díaz: Su tasa de roletazos fue del 53%, y se situó en torno a los 40 a lo largo de las ligas menores superiores. Si consiguen que ese ángulo de salida aumente aunque sea un poco, Palacios será un excelente cuarto jardinero y compañero de pelotón de Harold Ramírez.

***

Tampa buscaba un cuarto jardinero porque horas antes habían traspasado a su cuarto jardinero. Luke Raley, la sensación de abril de 2023, fue un buen fichaje inesperado para el equipo, pero tenían problemas mayores en el centro del cuadro.

La situación de Wander Franco está en desarrollo, de la forma en que lo hacen tantos horrores, pero para resumir sin hacer luz: Franco está acusado de blanqueo de dinero y explotación sexual comercial, aunque los cargos formales están pendientes mientras los fiscales de la República Dominicana siguen investigando el caso. Tras ser detenido por incomparecencia, ha pagado la fianza. Mientras que el momento de esos cargos, y de la MLB potencialmente suspenda a Franco son nebulosos, parece muy poco probable que se reincorpore a los Rays para el Día de Apertura, y puede que nunca más.

Los Rays sustituyeron a Franco el pasado mes de agosto con Taylor Walls, que lleva un par de temporadas siendo el utility del equipo. Al igual que todos los demás jugadores del equipo, Walls empezó con buen pie, bateando .302/.397/.571 en abril. Del 1 de mayo en adelante, esos números fueron de .175/.280/.271. Tras el descanso, el equipo probó a Osleivis Basabe, pero éste ha hecho que Taylor Walls se vea bien en el plato, lo que no les ha dejado otra opción que seguir con el Plan A. El propio Walls les dio una opción, desgarrándose el labrum de la cadera. Es optimista de que estará listo para el Día de Apertura. Su equipo prefiere ser cauteloso. Puede que te estés preguntando por el superprospecto Junior Caminero, pero incluso después de que Walls saliera, sólo apareció en dos partidos en el campo corto, y está destinado a la tercera base a largo plazo. Probablemente también a corto plazo.

En Caballero, los Rays tienen… otro Walls. Caballero es sólo diestro, pero Walls, que batea con la mano cambiada, también podría serlo, ya que le va igual de mal contra los diestros. Ambos tienen ojos de bateo extremadamente agudos, poca o nula potencia, y pueden aguantar jugar en las paradas cortas. En ese sentido, DRP es un poco más pesimista sobre la defensa de Caballero, tratándolo como decente mientras que otras métricas lo califican cerca de la cima de la Liga en su posición. Si ese valor resulta ser cierto, es una mejora sobre Walls; si no, los Rays por lo menos tienen uno extra para jugar mientras que el otro está cayendo. Y a diferencia de su compañero de intercambio, tiene opciones de ligas menores restantes, siempre un rasgo vital para un objetivo de los Rays.

Si bien Caballero era probablemente la mejor opción de los Mariners en la segunda base la próxima temporada, no era por mucho, y el equipo todavía tiene varias opciones allí en Josh Rojas y Dylan Moore. El jardín era una preocupación más apremiante, después de apresurar al nuevo Dodger Teoscar Hernández fuera de la puerta con la promesa de mantenerse en contacto, y lanzar a Jarred Kelenic y Evan White de un avión sobre Atlanta con un solo paracaídas. En un día, entre este canje y el realizado con los Giants, resolvieron cerca del 60% de sus problemas en las esquinas.

Luke Raley, al igual que Caballero y Walls, tuvo un comienzo caliente insostenible, aunque el suyo al menos duró tres meses en lugar de uno. Tiene escisiones de pelotón, pero son del tipo “siéntate contra zurdos duros” más que del tipo “mejor desperdicia un lugar en la plantilla”. Tiene un gran brazo, corre bien y a veces aplica esa velocidad de pies para patrullar el césped. Le pega fuerte a la pelota—sus divisiones EV de 91.1 mph promedio y 107.8 mph al percentil 90 son excelentes—cuando le puede pegar. Y eso es realmente lo que esto se reduce a los Mariners: sólo un par de gotas de extracto de hipocresía, para teñir lo que de otro modo sería un intercambio aceptable y olvidable.

Cuando los M’s cerraron la puerta a Hernández, no lo presentaron sólo como un partido desaconsejable, un intento heroico hecho por un poco de envejecimiento y un mucho de bruma marina. No habría sido una respuesta equivocada, y desde luego no habría sido complicada. Pero no era brillante. No, pasar de Hernández y Eugenio Suárez no era un simple despliegue de recursos; tenía que formar parte de un gran plan. Se decidió que el equipo necesitaba más contactos. Necesitaban disminuir la amenaza de la varianza en los puntos importantes.

Así que fueron a por un tipo que es más barato, más rápido y, en el plato, bastante comparable al hombre al que sustituye. También era el tipo con la cuarta tasa más alta de abanicadas y fallas en todo el béisbol (min. 300 apariciones), 12 puestos por encima de Hernández. Y, en última instancia, por eso hay que ignorar lo que dice la gente y fijarse en lo que hace. No es necesariamente el caso de que Dipoto estuviera mintiendo cuando dijo esas palabras en noviembre; puede que realmente valore el contacto, y un OPS de .823 era demasiado tentador para dejarlo pasar. Es sólo que muchas cosas se toman, y a menudo incluso se pronuncian, como máximas y luego se tratan como directrices. Las corrientes pueden moverse y los vientos pueden soplar, pero todavía se puede dirigir el barco.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now

[ad_2]

Source link

vi.sasori.vi

Learn More →