Una verificación anímica basada en SEAGER

Una verificación anímica basada en SEAGER


Image credit: © Rick Osentoski-USA Today Sports

Traducido por Fernando Battaglini

Si de alguna manera te perdiste la introducción de Robert Orr a su métrica SEAGER en los últimos meses, vale la pena ponerse al día. Puedes hacerlo aquí y aquí para jugadores individuales y aquí con un pico a nivel de equipo. Puedo decirte dos cosas al respecto. Una es que su acrónimo es más genial que otros como KITT de Knight Rider (Knight Industries Two Thousand, por sus siglas en inglés) y no tan confuso como otros como MASH (Mobile Army Surgical Hospital, por sus siglas en inglés). La otra es que proporciona una visión clara de qué tan buenos son los bateadores a la hora de elegir los mejores lanzamientos para batear, basándose en su correlación con que el slugging aislado sea más fuerte que otras estadísticas públicas más fácilmente disponibles.

Desde el punto de vista del equipo, también proporciona una posible cumbre de la filosofía de un club. Si no están desarrollando activamente jugadores para atacar la zona de una manera particular que se ha manifestado, al menos están seleccionando jugadores que han sido lo suficientemente buenos como para llegar a las mayores con estos enfoques. Y si un equipo determinado tiene una filosofía particular y el calendario acaba de pasar a enero, ¿qué mejor manera de pasar el tiempo que preguntándose qué podría ser diferente de lo que esperamos dentro de 10 meses?

Los Phillies, los Diamondbacks y los Reds generaron notas positivas y fueron relevantes el año pasado, ya sea hasta el final de la temporada regular o la postemporada. También tienen algo más en común: están en el tercio inferior de la liga en SEAGER. Entonces, ¿quién los puso ahí y cómo actuaciones similares podrían moldear el panorama de los playoffs en 2024?

Cincinnati Reds (Puesto número 20 de acuerdo con SEAGER)

Cincinnati fue uno de los equipos más interesantes de la liga el año pasado. He escrito sobre ellos en términos de si realmente están listos para ser diferentes y si Christian Encarnacion-Strand hizo un ajuste rápido. Cabe destacar que Encarnación-Strand fue el mejor bateador del equipo según SEAGER, con una marca que lo ubica en el percentil 73 entre los jugadores que tuvieron al menos 200 apariciones en el plato. Sin embargo, los mayores infractores son tipos que la organización probablemente espera que puedan desempeñar papeles aún más destacados. Matt McLain produjo resultados maravillosos⁠ (con línea de .290/.357/.507⁠) con su habilidad para conducir la pelota y su velocidad vertiginosa ejerciendo presión sobre las defensas contrarias. También tuvo suerte de que algo como BABIP (.385) no captura por sí solo, ubicándose en el percentil 16 según SEAGER. Elly De La Cruz, cuyas habilidades son mejores que las de McLain, es mejor pero no buena, ubicándose en el percentil 35.

El equipo tenía demasiados jugadores de posición de cara a la temporada y firmó a otro destacado (Jeimer Candelario). Jonathan India, cuyo enfoque es uno de los más fuertes del equipo, pero cuya salud no le ha permitido demostrarlo lo suficiente, ha estado en el bloque para canjes durante meses. En este punto se siente necesario moverlo a él, o a alguien, para aclarar su alineación defensiva. Si bien podría proporcionar una imagen más clara de quién jugará y dónde de manera regular, partes de alto perfil de su núcleo tendrán que seguir desarrollándose si quieren estar en posición de luchar por un lugar en los playoffs en la recta final.

Filadelfia Phillies (Puesto número 28 de acuerdo con SEAGER)

La buena noticia es que los nombres más importantes de la alineación de los Phillies son los mejores. Bryce Harper, Kyle Schwarber y Trea Turner están cómodamente por encima del promedio al saber qué lanzamientos pueden batear con fuerza. (Harper ocupa el segundo lugar en la liga, solo detrás del homónimo de la métrica). A pesar de todas sus rarezas y/o defectos, Nick Castellanos y JT Realmuto también son sólidos a la hora de identificar esos lanzamientos. El problema es casi todos los demás.

Bryson Stottt es el tercero peor entre 364 clasificados en SEAGER. Esto no es exactamente una súplica para que cambie quién es. Stott se ha convertido en uno de los mejores bateadores en ser deliberado, pero es difícil sentir que no es hora de que ajuste la forma en que sintoniza el juego. lámina. Su capacidad para ser una plaga absoluta al crear turnos largos al bate no tiene por qué ser a expensas de crear daño, y un poco más de agresión y un poco más de pop agregarían una nueva capa a la alineación. Aunque sus resultados no son tan extremos, Brandon Marsh reside en el vecindario Elly De La Cruz de SEAGER, sin ninguna de las habilidades para romper ligas que lo acompañan. Su incapacidad para llegar a los lanzamientos correctos aplana al equipo, y ser un zurdo con una defensa aceptable en los jardines en este equipo en particular sólo lo llevará hasta cierto punto.

Más allá de ellos están Edmundo Sosa y Jake Cave. Sosa fue el peor bateador de la liga a la hora de determinar contra qué lanzamientos puede hacer daño, mientras que Cave se ubicó en el percentil 10. Al momento de publicación, cada uno está programado para ser parte del banco del equipo. Si permanecen estáticos, en octubre seguirán siendo tan vulnerables como peligrosos.

Arizona Diamondbacks (Puesto número 27 de acuerdo con SEAGER)

Dos de los bateadores menos efectivos que tuvo Arizona son jugadores que ya eliminaron de su plantilla: Josh Rojas y Nick Ahmed. Alek Thomas está en territorio de Bryson Stott pero juega un jardín central de élite y ha demostrado el tipo de pop que los equipos siempre están dispuestos a poner en la alineación, lo que podría ayudarlo a continuar desarrollándose y conectar jonrones masivos como lo hizo contra los Phillies en octubre. Geraldo Perdomo (percentil 21mo) está ahí por su guante y es más bien le está guardando el puesto a Jordan Lawlar o Tommy Troy. Cada vez que una alineación puede estar en medio de esa transición y además salir de la Serie Mundial es envidiable.

Sin embargo, todavía tienen puntos extraños. Gabriel Moreno (percentil 22mo) creció el año pasado en términos de encontrar los lanzamientos correctos para batear, pero estaba trabajando desde tal déficit que todavía no es impresionante en el plato cuando se trata de generar ofensiva. Su 98 DRC+ lo sitúa como un bate promedio y eso es positivo en una posición débil, pero lo ubica en el puesto 17 entre los jugadores que registraron al menos 200 apariciones en el plato y hacia el final de la lista de muchachos a los que realmente te gustaría batear, en un momento crítico. Su capacidad para conectar con el barril a cualquier cosa que esté por encima del plato impide cuadrarlo con más frecuencia.

Por si sirve de algo, Corbin Carroll (percentil 16mo) tampoco mostró gran ojo para los mejores lanzamientos, lo cual es absolutamente descabellado. Tuvo una temporada en la que fácilmente obtuvo votos de MVP en las boletas y todavía parece tener otro nivel en él, que es a la vez aterrador y divertido. Ya agregaron a Eduardo Rodriguez para crear profundidad en el cuerpo de lanzadores. Los jugadores actuales que rellenen cualquier agujero ofensivo podrían convertirlos en un elemento comodín del Oeste de la Liga Nacional similar a los Phillies en el Este de la Liga Nacional (y, sí, haber agregado a Eugenio Suárez también podría ayudar con eso).

A lo que SEAGER ayuda a llegar es a la variación y a cuánto espacio le da a un equipo en función a la forma en que está construida su plantilla. Golpear los lanzamientos más bateables produce tales dividendos que poder hacerlo en toda la alineación significa que un equipo siempre es peligroso, protegiéndolos de la agonía de una temporada larga y unos playoffs cortos.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now



Source link

vi.sasori.vi

Learn More →